Castillo Bellver de Palma de Mallorca

En esta ocasión, más que contar la historia de la foto en sí, sería la del viaje al completo. Todo comenzó un miércoles, o quizás ya fuese jueves. No tenía planes para el sábado y después de varios años en Madrid, ya me conocía bien los alrededores. Miré vuelos y, ¡ofertón!, ida y vuelta a Palma de Mallorca casi regalado. Pero tenía que ser la misma jornada, el primer vuelo del día para ir, el último para volver.

Y así es como, tras convencer a un amigo, acabamos haciendo una excursión de un día en Palma. Sí, ya sé que no da para verlo todo. Pero sí para tener alguna anécdota interesante. Era mi primera vez en la isla y el viernes leí todo lo que pude. La catedral, el barrio judío, el puerto, la comida… ¡ay, la sobrasada!

Por suerte, el vuelo de ida salió a tiempo. Estábamos en Palma para desayunar. Sí, ensaimada, claro. Al fin y al cabo solo teníamos 12 horas en la ciudad y no nos podíamos saltar los topicazos. Buen clima, mar, una ciudad bonita, calle arriba, calle abajo, miradores… un día perfecto.

La foto que veis la tomé desde el Castell Bellver, a donde llegamos muertos de calor mientras perseguíamos mi pasión de tener una vista panorámica de cada ciudad. Para mi, son siempre las mejores vistas. Y en Palma, mereció la pena.

Es por eso que, para sorpresa de muchos, cuando me preguntan por ideas para una escapada de un día desde Madrid, Palma de Mallorca es una de mis primeras respuestas.

Y para los madrileños, aparte de las típicas de Segovia, Toledo, la sierra, El Escorial y, por supuesto Mallorca, ¿qué otras escapadas de un día proponéis? Bueno, y si no andas por Madrid, tampoco dudes en darme ideas desde vuestras ciudades.

Deja tu comentario

  1. Nacho ,las fotografías son preciosas,pero también la forma que tienes de contar tus viajes,haces disfrutar mucho más tus aventuras vividas,enhorabuena!!!!,yo creo que te podrías dedicar a hacer públicacines en alguna revista o ,hacer algún libro.Qué suerte has tenido de poder hacer estos viajes tán bonitos!!!!!